miércoles, 10 de abril de 2013

Me busco en el silencio...


Me busco en el silencio que habita mi silencio.
Allí estoy escondida
aguardando al insomnio para salir apenas
y mirarme en las sombras
por si me reconozco en este nuevo estado.

¡Cómo duele la luna!
Traspasa la ventana y me llena de miedos
el frío de la almohada
que se ha ido colando en el alma y la mente
por todos los resquicios
que ha dejado el vacío de mis horas felices.

Y cuando llega el día
sigue la ingratitud con el ruido y el tráfago
para abocarme luego
a otra noche de dudas, gélida, inabarcable.

Idella Esteve
(10-04-13)

6 comentarios:

Rafael dijo...

No quiero añadir nada a lo que he leído Isabel, sólo darte las gracias.
Un abrazo sincero.

alpuymuz dijo...

Encuentro el poema excelente, como casi siempre, Idella, que te das o aventuras en el ejercicio en tu arte.
Mi reconocer y saludo. Al

Jerónimo dijo...

Preciosos versos con una segunda estrofa evocadora...
Y es que la Luna nos trae tristezas desde los recuerdos de otras noches más felices.

Saludos.

Maritza dijo...

Dolores de luna que se revuelven en ausencias y silencios sobre silencios, noche tras noche en busca de insomnios, y todo esto parece no tener fin, pero en algún momento, sin duda aclarará y la luz se hará evidencia cierta de vida.

Mi abrazo, mi cariño, y mi admiración, amiga querida.
Besos miles.

Paco Lainez dijo...

Deambulando por este espacio etereo llegué hasta tus versos.

Decirte que me encantaron, volveré para seguir leyéndote.


Saludos desde El Bierzo

Kimbertrancanut dijo...


“Si los silencios te gritan, no esperes ecos…”
Abrazos amigos