sábado, 14 de diciembre de 2013

Llámame


Llámame ilusión rota,
corola por los suelos,
cielo de verde oliva
y gris de madrugada,
pasteles con estrías en la tarde
y niebla negra.

Llámame cobardía
y luto en el ocaso.

Llámame
llama que se consume
en las ramas de un eco
y en resinas responde
con un triste gemido.
Llámame.

Llámame como quieras
mas no estés en silencio,
llámame.

Llámame a gritos,
llama cantando,
y me llamen tus lágrimas
con hondo sentimiento.

Llámame amor.
Amor..., amor...

Llámame, amor.

Que no decaiga.

Idella ESteve
un 13 del 13, en diciembre.


5 comentarios:

Rafael dijo...

"...Llámame amor..."
Quizás en la frase entrecomillada está la respuesta.
Un abrazo y feliz fin de semana Isabel.

Jerónimo dijo...

El silencio prolongado hiere más que los insultos. Tú lo has versado de forma magistral.

Saludos.

Florentino Camacho dijo...

Siempre esperamos una llamada, y si es de la persona a la que amamos, la espera resulta tormentosa.
Muy bonita la poesía. Enhorabuena.

Francisco Josè Lazo Melhado dijo...

Me encantò tu poema!

Llàmame a llamaradas,
pero por favor llàmame..

Saludos!

Alan Christian dijo...

Muy lindo poema. Y sí, es cierto que la indiferencia mata y que bueno, uno desea ser llamado en una situación así de enamoramiento y todo ese rollo tan complicado. Saludos desde la Argentina.