jueves, 20 de septiembre de 2012

Vida


Abráseme tu sol en el cenit.
Que me barra tu viento la nostalgia.
Cúbreme de una nueva memoria.

Lluéveme.
Niévame.
Inunda con tus ríos mis praderas.
Desparrámate en mí.

Porque yo soy la tierra
y tú los elementos...

Hasta que llegue el fin... hasta la muerte.

Idella Esteve

5 comentarios:

Maritza dijo...

Estos versos son de una exquisitez indescriptible...
No se puede vivir sin esta intensidad,amiga, no se puede...

Este "Cúbreme de una nueva memoria", desgarra, en la necesidad vital.

Me fascina, me envuelve...y no sé decirlo de otra forma.

"Lluéveme.
Niévame.
Inunda con tus ríos mis praderas.
Desparrámate en mí".

MARAVILLOSO.


Tesoro, te envío un abrazo grande, con mi cariño y mi admiración absolutos.

Rafael dijo...

Hermoso grito a la vida Isabel.
Un abrazo.

Jorge del Nozal dijo...

He leído tu poema, y he sentido su intensidad. Con eso es suficiente.
Un abrazo.

Pedro Luis López Pérez dijo...

Precioso esa Tierra con sus cuatro Elementos.
Una Preciosidad.
Un abrazo.

paco kali dijo...

Que bonito cuando las letras
te salen de muy dentro.
solo felicitarte por esta
preciosa composición.
Un saludo.-y que te siga
acompañando el duende-