miércoles, 27 de febrero de 2013

Ofrenda



Tengo una soledad de blancas margaritas
que te ofrendo,
atada en cinta roja,
al pie de tu morada.
Para que esté contigo
y te haga compañía
a todas horas
en las que lloro en casa.

Idella Esteve

9 comentarios:

Maritza dijo...

Una blanca soledad que contagia y abraza hasta lo más profundo...

Bella creación,amiga (porque deseo sea solamente eso).

Mil abrazos cálidos para ti.

Idella Esteve dijo...

Querida amiga:

Prometí estar con vosotros desde el 11 ó 12 de enero como de habitual.

La cosa se complicó. Mi marido falleció el día 13 de enero.

No he podido contestar a vuestros comentarios, no tenía ánimos. Nunca pensé que le echaría tanto de menos si él no estuviera.

Te doy las gracias por tu sensibilidad, como se las doy a todos los amigos que me han dejado comentarios a pesar de mi silencio.

Te quiero y os quiero.

Un beso muy grande,

Isabel.

Verónica dijo...

Precioso y sentido poema. Siento el dolor, por el qué estás pasando.
Besos, cuídate...

Idella Esteve dijo...

Muchas gracias por tu empatía, Verónica.

Un beso,

Isabel

Rafael dijo...

Mi abrazo y amistad en estos momentos Isabel.
Cuídate.

Maritza dijo...

Mi preciosa Isabel, todo mi cariño y mi solidaridad para ti,por el momento tan difícil que vives...No tenía idea de esto, me ha sorprendido y afectado. Algo me hizo pasar por aquí nuevamente, y bueno, ya sé por qué...
Cuenta conmigo si quieres conversar.

TE ABRAZO FUERTE DESDE AQUÍ.
MUCHOS CARIÑOS A TU ALMA.

Idella Esteve dijo...

Rafael, Maritza:

Gracias, gracias. No tengo palabras.

Un beso enorme

Alfonso Aguado Ortuño dijo...

Me gustó mucho este poema.

alpuymuz. El mirador dijo...

Tan sentido como hermoso poema, tan sencillo como memorable.
Fuera de eso, Idella: en tu dolor me pongo, lejos y calladamete; lo siento. Desde ya, mi mayor deseo en fuerza personal y ánimo para en adelante; que permanezca en ti, del mejor modo, todo el gran abanico de recuerdos acumulados.