martes, 15 de mayo de 2012

Duermevela


A punto de dormirme
un sonsonete
me invade la cabeza.
Son palabras
que bailan con su música
las nocturnales danzas de las horas.

Oh, qué bello manar de consonantes,
qué profundo sentir y qué argumento,
qué inspiración total en duermevela.

Intento introducirlo en mi memoria
y que persista,
en su estado soberbio;
digerirlo,
tratar de hacerlo mío,
y después darlo a luz
sensible y verdadero.

Y al despertar,
tan sólo encuentro amnesia.

¿Cuándo hallaré el legado de la musa,
tras el sueño?


Idella Esteve

12 comentarios:

Ángel-Isidro dijo...

Hola Idella, Acertada y verdadera descricción haces de la inspiración
que la musa provoca, cuando se
presenta durante el sueño pero con
un agravante, yo digo: "los mejores versos son los que no escribo" los
tuyos son buenos apesar de todo.
Un beso
Ángel-Isidro.
http://elblogdeunpoeta.blogspot.com/

Sneyder dijo...

Porque en la noche las musas se acercan, extienden su velo para que al despertar todo lo olvidemos...

Me encanto leerte.

Un cálido abrazo

Rafael dijo...

Es como un remolino que se acentúa en ese momento en que el sueño y el cansancio acechan, pero "manan las consonantes", como bien dices y hay "un sentir y un argumento, producto de una inspiración en ese duermevela"...
Si como dice el autor, "al despertar tan solo encuentro amnesia", es que entonces "el legado de la musa no fue posible encontrarlo en el sueño".
Un abrazo en la noche Isabel,
Rafael

ReltiH dijo...

EXCELENTE!!!!!!!!!

Idella Esteve dijo...

Hola, Ángel-Isidro:

También me ocurre a mí pensar que los mejores versos son los "todavía" no he escrito, pero no pierdo la esperanza de escribirlos alguna vez.

Gracias por tu comentario.

Un beso

Idella Esteve dijo...

Hola Sneyder:

Es que la musa es una ingrata y veleidosa :-)

Gracias por tu visita.

Un beso

Idella Esteve dijo...

Hola, Rafael:

Es que es cierto: en la oscuridad, con la cabeza apoyada en la almohada nos surgen miles de ideas, de versos, de conceptos que nos parecen maravillosos, sublimes, inefables... y luego ese velo que tapa la claridad en la mañana. Parece incongruente, pero así es.

Un beso,

Isabel

Idella Esteve dijo...

ReltiH:

GRACIASSSSSSS!!!!!!

Un beso.

Willow dijo...

Siento que las cosas se mueven cuando te leo y me imagino a las consonantes danzando al ritmo de Tchaikovsky! Eres genial! Un beso.

Jerónimo (J.Galán) dijo...

No hay duda de que las musas llegaron a ti tras la duermevela.
Interesante poema.
Si te sirve de algo,en mi caso acuden más por la mañana,recién levantado...

Un placer Idella.

Idella Esteve dijo...

¡Ana, qué alegría que me hayas visitado!
Gracias por tus palabras, es que tú me quieres mucho :-)

Un besazo, amiga.

Idella Esteve dijo...

Gracias, Jerónimo, por tu comentario.

Si la musa acude a ti por las mañanas seguro que es más productiva porque te llega con la mente descansada y clara. A veces yo tengo tal batiburrillo de ideas que no sé por donde salir.

Un beso.