domingo, 20 de mayo de 2012

Representación


La vida es en la escena la anfitriona
que me permite estar como invitada
viviendo de prestado en sus salones.

Pero al cabo se cansa
y quiere regular la situación
haciéndome firmar una contrata.
Me cobra un alquiler por alojarme,
que pago con mi cuerpo y con mi alma,
con el aporte de mis ilusiones.

Y cada nuevo día me amenaza
por que le haga efectiva su cruel renta.
Siempre escapo, de noche, de su casa
y loca me introduzco en andurriales
de los sueños con ávida esperanza
de dormirme en sus calles para siempre
y no ver la mañana.

Mas la vida es tenaz, tiende sus lazos
y me despiertan sus abracadabras
quitándome el poder de mi albedrío,
dejándome las fuerzas acabadas.
Y pienso que el suicidio y que la muerte
meramente es falacia.

Pero es sólo el final del primer acto,
introducción del drama.
Antes de que haga mutis por el foro
ha de haber otra actriz que hará su entrada
sin que la haya llamado, sin su busca.
Actuará su papel sin alharacas,
me mirará un momento de soslayo
y segará el contrato su guadaña.

Idella ESteve

8 comentarios:

Rafael dijo...

Hermosa y real representación de la vida misma y de la que todos, en algún momento, hemos sido protagonistas.
Felicidades por haber escrito algo tan hermoso.
Un abrazo en la tarde,
Rafael

Jerónimo (J.Galán) dijo...

Nadie escapa a esa atenta arrendataria que es la vida.Siempre termina por pedirte el importe del contrato.Hasta que este caduca y llega la "policía-muerte" para echarte sin contemplaciones del escenario de la vida.
Con aires existencialistas.
Buen poema.

Saludos Idella.

Daniel Eduardo Gómez dijo...

Todo tiene un precio y la vida también lo tiene y a veces nos cobra por adelantado. Hay que pagar no más sea un poquito para seguir remntando.
Escribes con un estilo bastante sudamericano ¿Lo sabias?

Estas invitada a
"luces encendidas"
http://nidaeldore.blogspot.com

Un abrazo

Idella Esteve dijo...

Muchas gracias a ti, Rafael, por tu comentario.

Me alegra que te haya gustado.

Un beso en la mañana,
Isabel

Idella Esteve dijo...

Hola Jerónimo:

Siempre, siempre se cobra una alta renta, hasta que llega el deshaucio.
Existencialista unas veces, surrealista otras, depende del momento, del impulso.

Me alegra tu visita y comentario.

Un beso

Idella Esteve dijo...

Hola, Daniel:

Me pasé por tu blog y dejé un comentario.

¿Te suena sudamericano mi estilo? No sé. Entre los poetas que me gustan están igualmente sudamericanos y españoles. Seguramente hay una impronta de todas las lecturas, siempre queda en ti parte de aquello que te gusta.

Un beso

Unai dijo...

La vida esta llena de actos, cada cual más tenoz.

Un saludo

Idella Esteve dijo...

Hola Unai:

Muchas gracias por tu comentario.

Un beso