miércoles, 11 de abril de 2012

Morenez


Morena por dentro

Nada tengo de morena
desde hace ya algún tiempo.
Llevo el pelo enrojecido
con ciertos tonos de fuego
y amarillos fulgurantes
de las llamas de mi infierno,
y es lo que se me aparece
cuando me miro al espejo
diciéndome: "No eres tú,
aquélla quedó muy lejos."

Me quedan reminiscencias
aunque no sea en el pelo;
por fuera no se refleja
pero me corre por dentro
un color falto de luz
terriblemente moreno
con palidez de unas canas
que me ha ido formando el tiempo.

¿Cómo poderme teñir?
¿Cómo hallar alumbramiento
a esa absurda lobreguez
que me viene consumiendo?

Ya ves, no he cambiado tanto,
no tuve en el cambio acierto,
solo mudé el exterior
mientras dentro de mi pecho
va arraigada la tortura.

Ya lo ves: no tengo arreglo.
(15-9-07)

Más que morena

Morena ya me sentía
con todo mi pensamiento
mas hoy, todavía más,
tengo el sentimiento negro,
que no sé ni dónde estoy
ni a qué infierno pertenezco
ni si merece la pena
ponerle a la vida arrestos.

Y no querría llorar,
pero me lloro por dentro
a fin de que no se vea
todo el gran pesar que tengo.

Y la impotencia maldita
contra la cual me rebelo
me está ganando en el pulso
me está impidiendo el sosiego
me está matando despacio
lo que aún no estaba muerto.
(7-10-07)

Idella Esteve

8 comentarios:

Rafael dijo...

Es un placer leer tus poemas, querida Isabel. Se saborea ese estilo casi perdido y que tú conservas en toda su pureza. Hay en los versos tristeza e ironía, romance puro y ese algo especial que un día, hizo que viera la poesía como algo diferente, y desde entonces forma parte de mi vida.
Gracias por rescatar estos poemas y gracias por conservar esta manera de escribir, aunque algunos digan que los que la usamos "estamos anticuados".
Un abrazo en la noche,
Rafael

claudia dijo...

Es serio, profundo, pero no sé porqué me ha hecho gracia, será tu forma de escribir, tiene algo de especial.


bss

Toni Barnils dijo...

Por suerte estamos en constantes cambios. Morimos un poco cada día, renacemos al mismo tiempo. Siempre lo he visto así. No me importa esta muerte si es para renacer.

mi abrazo

CARNA(horacio) dijo...

LO IMPORTANTE ES NO PERDER LA ESENCIA,LO OTRO ,PUEDES PELEAR CON LA VIDA Y HASTA GANARLE,PERO LA ESENCIA,ES COMO TU ALMA,QUE SERIA DE NOSOTROS SIN ELLA
HERMOSAS LETRAS VISTEN TU ESPACIO HOY,MUJER
UN BESO Y MI CARIÑO

Idella Esteve dijo...

Hola, Rafael:

Gracias, siempre, por tu lectura.
Continuamos en el tráfago, a duras penas.

Un beso.

Isabel

Idella Esteve dijo...

Hola, Claudia:

Sí, sera eso, mi forma de escribir trata de ser sencilla, o es que simplemente yo lo soy.
¿Verdad que "moreno" es menos dramático que "negro"?
Aun así, tengo mis momentos, no creas ;-)

Muchos besos.

Idella Esteve dijo...

Hola Toni:

¡Ay! Díme tú qué es la muerte.
Si puedes, dime también
qué es la vida.
Qué es morir y renacer
a la ilusión perdida.

Muchas gracias.

Besos.

Idella Esteve dijo...

Hola Horacio:

No creo que perdamos la esencia, aunque... ¡cuesta tanto mantenerla!

Mi cariño y un gran beso para ti.