sábado, 14 de abril de 2012

Yo me miro...


Hay una somnolencia agazapada
detrás de alguna nube...
(Idella Esteve)

Yo me miro por dentro de mis ojos,
yo me miro hacia dentro
como en una sesión de rayos X
para ver lo que siento.
Es práctica habitual de cada noche
cuando encuentro el silencio
y no puedo rezarle a ningún dios
porque en ninguno creo.

Ave María... uno, dos, tres, cuatro...
(mi surrealista rezo,
desgranado proceso subconsciente
mientras aguardo el sueño).

Rosario que me ha ido liberando
de los malos recuerdos,
y los buenos también, que todo duele
en el presente incierto
de una vida tan dura por afuera
que invade los adentros
llenando de impotencia y de inquietud
lo que queda del cuerpo
después de tantos años en la lucha,
tras tanto abatimiento.

Parece que contar (uno, dos, tres...)
ya va haciendo su efecto.
Hay una somnolencia agazapada
en mi débil acento.

Espero cuando llegue el despertar
tener nuevos arrestos.

Idella Esteve
(13-04-12)

Safe Creative #1204141471654


19 comentarios:

Rafael dijo...

"...¿Y si una rosa se asomara a tu pupila?... ¿Y si una página en blanco te dijera que adelante, que comenzaras un nuevo escrito en tu libro?...
Pero lo malo es que el espejo refleja la realidad de nuestra vida, y nuestra alma se asoma también tras esa imagen...
Yo saldré afuera a contar las estrellas y cuando se me cierren los ojos, cuando se cansen, volveré para entregarme en los brazos del sueño, sin pensar en el mañana, sin pensar en mi, sin pensar en nadie..."
Un abrazo en la noche Isabel,
Rafael

vicente murcia cosin dijo...

Ojala conciliar el sueño fuera a si de facil jajaja.Un abrazo

Toni Barnils dijo...

El descanso nos trae una realidad que el día convierte en ajena. Así somos de noche, solos contra el espejo, nos vemos, reconocemos y deseamos dormir para descansar de lo que vemos.

mi beso

M.Flores dijo...

Es muy triste pero así son las cosas cuando nos toca una vida dura. Describes perfectamente la angustia que aflora en el desvelo.
Si te sirve de consuelo algunos más, estamos así. Quién dijo que había que ser feliz todo el tiempo?....
Saludos.

Kimbertrancanut dijo...

...Vida...esa sola palabra...Abrazos.

Ramón Ataz dijo...

Hola, Idella. Estupendo poema y estupendo blog. Me alegro de haber dado con él.

Un saludo.

Beatriz dijo...

Es un placer leer tu poesía.
Un poema pleno de imágenes hermosas.
Ha sido un gusto deleitarme con tus versos
Mil besos de luz
Beatriz

PiliMªPILAR dijo...

Seguro, segurísimo, que no han de faltarte arrestos cuando despiertes.
Sigue, sigue en tu inconsistente
R E Z O

Abrazos, Idella

Anónimo dijo...

EDITORIAL PORTILLA
Esta es una editorial sin fines de lucro, las ganancias serán invertidas en la lucha contra la Diabetes. Aquí los escritores podrán publicar sus obras por el Internet y en las cadenas de librerías en los cinco continentes sin costo alguno. Todos los escritores recibirán en 50% de las ganancias por el Internet y el 10% por las ventas en las librerías. Tenemos varias convocatorias para concurso. Visite nuestra página web: www.editorialportilla.com o envíenos un correo a: editorialportilla@hotmail.com

Daniel Eduardo Gómez dijo...

A veces nos abate el camino y no hay descansos a su vera. Nos pesa el arrastrar de nuestra propia osamenta con colgajos de piel desgarrada por el tiempo. Es entonces que buscamos el alto, el descanso para nuestro cuerpo y la mente se adormece para enfrentar al despertar otros mañanas inciertos

Estas invitada a:
"Puertos de esperanza"
http://nidaeldore.blogspot.com

Tamally maak
Tamally maak

Idella Esteve dijo...

Ay, Rafael:
Es que no me queda más remedio que pensar en el mañana, y no por mí, a mi edad ya no me duele nada. Pero sí que me preocupa lo que pueda ocurrirles a mis hijos y a mi nieta y a todos mis seres queridos que me sobrevivirán. Es algo que no me deja vivir tranquila. Y soy tan terriblemente crítica que no tengo esa fe que se me ofrece, que respeto en otros pero que no siento.
En fin.

Un beso,

Isabel

Idella Esteve dijo...

Hola, Vicente:

No, no es fácil conciliar el sueño. No cuento hasta cuatro, no cuento hasta mil... es una letanía que comienza una y otra vez, ad infinitum, una rogatoria intentando tener fe -es una constante en mí buscar la fe- y, como no la tengo me sorprendo evadiéndome de esa oración, que tiene tanto sentido como ir diciendo números.

Jeje, mi explicación es más larga que el poema, pero infinitammente más corta que el lograr el sueño.

Un beso.

Idella Esteve dijo...

Hola Toni:

Dormir... ¡cuántos poemas tristes habré escrito en mis insomnios! Por eso, por que me miro en mi espejo.
Descansaré cuando logre hacerlo despierta.

Otro beso para ti.

Idella Esteve dijo...

Hola, M. Flores:

No, no me sirve de consuelo, me compadezco de todos, de vosotros y de mí.

No todo el tiempo felices, pero un poquito más de felicidad no se despreciaría ¿verdad?

Un beso, gracias por tus palabras.

Idella Esteve dijo...

Hola Kimbertrancanut:

Gran compendio, que siempre tiene su contrapartida.

Un beso

Idella Esteve dijo...

Hola, Ramón:

Me alegra mucho que te guste. Aquí tienes tu casa. Gracias por tu visita.

Un beso.

Idella Esteve dijo...

Hola, Beatriz:

El gusto es mío. Me alegra que te haya gustado.

Mil besos para ti,

Isabel

Idella Esteve dijo...

Hola, PiliMªPILAR:

Ay, levantarse con arrestos...¡cuánto cuesta!
Mi rezo sui generis no me sirve de mucho :-)

Gracias, siempre, por tus palabras.

Un beso

Idella Esteve dijo...

Hola, Daniel:

Gracias por tu visita y tus palabras.

He estado unos días fuera de esto, estoy terriblemente cansada, harta diría mejor.

Bueno, a ver si me sobrepongo y me paso por tu blog. Siempre es un placer visitarte.

(Supongo que "Tamally maak" es algo bueno, por tanto te devuelvo el mismo saludo: Tamally maak)