martes, 21 de agosto de 2012

Donde mi sueño alcanza



Qué turbias llegan las primeras horas
tras la claridad de un sueño
donde parece conseguirse todo.

Qué triste despertar.

Se van difuminando
los besos, las facciones
y el tacto apetecido.

Con nitidez me sufro
vacía de tus manos.

Y no duele saber que no me amas,
me lastima sentir que no te quiero.
Vivo un ayer perdido
cuando con ilusión
te soñaba despierta.

Funesto llega el día
y no puedo soñarte
con los ojos abiertos.

Idella Esteve
(30-04-08)

6 comentarios:

Rafael dijo...

A veces hay poemas que no precisan comentarios, pues solamente el mismo se dá en su lectura, como este que nos dejas Isabel.
Felicidades por este trabajo rescatado.
Un abrazo en la noche.

Maritza dijo...

"Con nitidez me sufro
vacía de tus manos".
Maravilloso, amiga..

Inevitables etapas del ser.

Te dejo mi abrazo grande, y mi afecto sincero.

Laura Caro dijo...

Cuando el amor se acaba, duele tanto...

Un abrazo enorme.

Un poema excelente, como todos los tuyos.

Diegui González dijo...

La sensación de estar viviendo un sueño y ver como se desvanece rapidamente... Triste pero tierno. Un beso

Hanna Xesco dijo...

Triste pero maravilloso poema. Besos

alpuymuz dijo...

Me puse a caminar un ratito por estos buenos pastos poéticos.
Y resulta que he hecho bien, otra vez muy bien: porque es un contento transitar po ese aliento tan hondo: aunque triste fluya...
Mas el aliento tuyo,que sepa que nada es vano, ni tampoco esos esfuerzos que dices en otro poema más reciente.
Mi buen saluo. Al