miércoles, 1 de agosto de 2012

Glosa al Romance del Río Duero




Aquí estoy, " con-versando" con Gerardo Diego, a las puertas del Casino, en la calle de Collado, de Soria, y le digo que yo, hace unos años, hice una glosa de unos versos suyos del Romance del Río Duero. Aquí, por tierras de Soria, cumplo el sueño de pasear por la ribera del Duero, pisando por donde una vez pisara mi admirado Antonio Machado.


sino los enamorados
que preguntan por sus almas
y siembran en tus espumas
palabras de amor, palabras.
(Gerardo Diego)


Qué palabras de pasión
se escapan en altos vuelos
y al volar levantan celos
o agitan el corazón.
Quiénes sienten adicción
a sentidos desbocados
que miman con mil cuidados
ocultándolos del mundo.
Quiénes un amor profundo
sino los enamorados.


Qué se hace de su albedrío
en ese dar y tomar
que no les importa el mar
ni la corriente del río.
Es amor o es desvarío
lo que ofrecen en sus palmas,
que van matando mil calmas
en una angustia total,
sintiendo algo tan mortal
que preguntan por sus almas.


Dónde irán con sus amores,
dónde que no haya miradas,
dónde pasiones aisladas
de críticas y rumores.
Sienten crecer los temores
y en sus inquietudes sumas
sólo les rodean brumas
por las rocas de tu mar.
No tienen donde sembrar
y siembran en tus espumas.


Pero solo recolectan
en los campo espumosos
sentimientos angustiosos
y celos que los afectan.
Los achares alimentan
unas ideas macabras
y escriben abracadabras
a la vez que van muriendo
en triángulos poniendo
palabras de amor, palabras.


Idella
(2007)

12 comentarios:

Rafael dijo...

La sombra de Gerardo planea por tus versos y los engrandece y llena de luz Isabel.
Al leerte me lleno de nostalgia y me invade el recuerdo de esa poesía tan cercana y directa del poeta de mi tierra.
Un abrazo en la noche.

Maritza dijo...

Qué buena foto, amiga...es genial.

"Qué se hace de su albedrío
en ese dar y tomar
que no les importa el mar
ni la corriente del río.
Es amor o es desvarío
lo que ofrecen en sus palmas,
que van matando mil calmas
en una angustia total,
sintiendo algo tan mortal
que preguntan por sus almas".

Los poemas a veces tienen unas bocas y una lenguas que nos hablan hasta lo más profundo, el tuyo tiene miles de ellas...

Te abrazo fuerte, desde aquí.

SOLO DE INTERES dijo...

grandes letras, profundos sentimientos, un fuerte abrazo

Antonio Porpetta dijo...

Bello poema, intenso y evocador. ¿Gracias, paisanica!

Teyalmendras dijo...

Viven los versos en el aire... a pesar del tiempo, del metal en los cuerpos.

Simpática la foto...

Besos almendrados ;)

Galeote dijo...

Unas décimas grandes que evocan al amor, desde el rumor vivo de un romance eterno, como es el de Gerardo Diego y su río Duero.
Un intenso y bello poema como bella es la fotografía.

Un abrazo Juan.

Idella Esteve dijo...

Hola, Rafael:
De vuelta de mi viaje por tierras de Soria, que ha sido para mí una delicia.
Siempre he disfrutado leyendo a Gerardo Diego, y pude disfrutar oyendo su voz grabada en la Casa de los Poetas. Recordé la Glosa que le hice y lo posteé desde el mismo hotel. ¡Gran poeta el de tu tierra, amigo!

Un beso,

Isabel

Idella Esteve dijo...

¿Sabes, Maritza? En mi ciudad no hay, al menos no tengo constancia, y eso que lo he buscado, un lugar de encuentro para poetas, todo contacto con la poesía lo tengo a través de la red: estoy sola. Es por eso que por un momento tuve la tremenda ilusión de "hablar" con Gerardo Diego.
Jajaja le dije a mi marido: "Sácame la foto con mi amigo para recordarla cuando siga leyendo sus poemas."

Un besote y gracias por tu visita y tus palabras de aliento hacia mis letras.

Idella Esteve dijo...

Gracias Solo de Interés, por tus palabras y por estar ahí, por tus twits y por tus recomendaciones.

Un besazo.

Idella Esteve dijo...

Hola, queridísimo paisano:

Me hace una ilusión enorme que leas mis versos y, además, que me lo digas ;-)

Un besico desde Elda, ya de vuelta de Soria, donde disfruté como una enanica. El Duero me subyugó ¡ay!

Idella Esteve dijo...

Viven los versos de los poetas que dejan impronta: Gerardo Diego era mucho y la dejó.

¿Verdad que sí que es simpática? Estoy un poco loca: verdaderamente estaba hablándole a una figura de bronce, pero era a su espíritu a quien me dirigía :-)

Un beso, Té.

Idella Esteve dijo...

Hola, Juan:

Me alegra infinitamente que te haya gustado, y tu manera de decírmelo.

Un beso