miércoles, 11 de julio de 2012

06:25



Yo sigo por aquí, mal que me pese;
me viene a molestar como un poseso
el puto trombo que quedó en mi seso
después de que el infarto acaeciese.

A nadie ya parece que interese
el fatal desenlace del suceso,
dicen que mi intelecto quedó ileso
aunque falta de tacto adoleciese.

A la postre tendré que conformarme
a sentirme la mano como arena
y a sufrir con paciencia mi desarme

porque hay cosas peores en la vida,
aun siendo para mí una condena
que toda la esperanza esté perdida.

Idella Esteve
(19-04-09)

18 comentarios:

Toni Barnils dijo...

Un soneto duro y a la vez capaz. Capaz de demostrar que el tacto es un sentido pero que en la palabra están todos.

mi beso

Pedro Luis López Pérez dijo...

Un soneto desgarrador, lleno de reproches, de circunstancias adversas
de perdidas y, por otra parte, aumento de otros sentidos.
Un saludo, Idella.

Macondo dijo...

Las veces que me he puesto a componer un soneto me ha costado varios días terminarlo y los resultados no han sido ni mucho menos satisfactorios. Admiro tu capacidad para crearlos tan logrados. Besos.

Jerónimo (J.Galán) dijo...

No es mala idea componer un soneto a un infarto y sus consecuencias,sirve de consuelo,supongo.Y así debe de ser porque el final es en cierto modo optimista.

Otro buen soneto Idella.

Rafael dijo...

Poco que decir Isabel, ya que tú, alguna vez, nos dijiste algo al respecto.
El soneto tiene ese algo tuyo que le hace distinto, diferente y entrañable.
Un abrazo en la noche.

Maritza dijo...

MI QUERIDA ISABEL, ABRAZOS GRANDES PARA TI, CON TODA MI ADMIRACIÓN POR TU VALENTÍA Y PERSEVERANCIA, QUE NO SIGNIFICA NO DECAER JAMÁS, SI NO CONTINUAR EN PIE.
ESO ES LO ADMIRABLE.

MIS BENDICIONES PARA TI.

SOLO DE INTERES dijo...

Duro, como lo es el infarto, quedo muda ante tu habilidad, de poder escribir "que toda la esperanza esté perdida" transmitir, la angustia y al mismo tiempo, "sufrir con paciencia", con toda mi admiración, un fuerte abrazo

Galería de Letras dijo...

Un soneto que llega, se clava y se queda en el alma. Un abrazo.

Laura Caro dijo...

Es un soneto lleno de fuerza, que no pierde su sentido para ceder ante la forma. Que duele y arrastra. ¿ Perder la esperanza? Nunca.

Me gustó mucho, Idella.

Un abrazo enorme.

Idella Esteve dijo...

Hola Toni:

Cierto. Como digo en el poema el ictus sólo me dejó secuelas en el brazo y la mano derecha y afortunadamente, aunque no recuperaré el tacto perdido, puedo seguir usando la palabra.

Muchas gracias por tu comentario.

Un beso

Idella Esteve dijo...

Hola, Pedro Luis:

Cuatro años y casi medio después de aquello he terminado asumiéndolo y a fuerza de prácticas me manejo bien. Doy gracias de que no me afectara de otra manera, ya sabes: del mal el menos.

Muchas gracias por tu visita.

Un abrazo

Idella Esteve dijo...

Hola Macondo:

No te desanimes, todo es cuestión de práctica, tú sigue, sigue, deja fluir lo que quieres decir y verás como salen, si sabes las reglas del soneto te saldrán logrados, te lo aseguro.

Muchas gracias por tus palabras.

Un beso

Idella Esteve dijo...

Hola, Jerónimo:

Cuando escribí este soneto hacía más de un año que me había dado el ictus y todavía me molestaba toda la parte derecha de mi cara, así como el brazo y la mano. De verdad que es mejor ser optimista y si algo te molesta y no te deja dormir (6:25 de la mañana) pues se aprovecha el tiempo y se escribe ;) Tengo por aquí otros dos sonetos "Soneto a una mano tonta" y "No hay dos sin tres" en los que abordo el tema de manera más humorística, por si los quieres leer.

Muchas gracias por tu visita.

Un beso.

Idella Esteve dijo...

Hola Rafael:
Sí, amigo, recuerdo que comenté contigo el lance. Pero bueno, ya lo tengo asumido completamente y lo llevo bien, podría haber sido peor.

Perdona mi tardanza en todos los comentarios, ahora retomo la normalidad, espero.

Un beso en la noche.

Isabel

Idella Esteve dijo...

Hola MAritza:

A veces no queda más remedio que seguir adelante. En los primeros momentos fue muy duro pues pasé mucho tiempo sin poder sostener cosas y rompiendo todos los vasos y copas que intentaba usar, pero yo seguía y seguía rompiendo :) mi familia tuvo paciencia conmigo, podría contarte...

Muchas gracias por tus bendiciones y por esa empatía que siempre demuestras.

Un beso

Idella Esteve dijo...

Hola, Solo de Interás:

Está toda la esperanza perdida de recuperar la fuerza y el tacto de antes, pero me manejo mucho mejor que al principio, aunque a veces este tacto de arena es desesperante. Bueno, hay cosas mucho peores y por eso tengo paciencia.

Muchísimas gracias por tus palabras.

Un beso.

Idella Esteve dijo...

Hola Galería:

Muchísimas gracias por tu comentario. Me alegra que te haya llegado.

Un beso

Idella Esteve dijo...

Hola Laura:

Al principio sí que perdí la esperanza y cuando me dijeron que nunca más recuperaría mi mano y que el trombo no se había disuelto, aunque no había ido a más, se me cayó el alma a los pies. Pero luego decidí que con mi fuerza iría mejorando. Ha pasado el tiempo y estoy mucho mejor y aparentemente no se me nota nada.

Siempre quise demostrar en mis rimados que la rima no tiene por qué encorsetar el fondo, y por eso digo lo que quiero decir incluso ateniéndome a la forma.

Muchas gracias por tu visita, poeta.

Un besazo.