viernes, 20 de julio de 2012

Solitud


Quién nos podrá augurar un cielo puro
sabiendo lo improbable de este hecho
si Dios siempre habitó del lado oscuro.
(Hamal)

Y quién espera el premio o el castigo
después de haber vivido aquí
gloria e infierno.

No quiero ya pensar en ningún Dios,
ni en karmas imposibles.
De vuelta estoy de todo,
ni siquiera me ayuda
la técnica de zen.

Irremediablemente
me siento desdeñada por toda religión.
No se explica una diosa
en un mundo de hombres.
Que yo nací mujer,
y llevo mis desdichas creciéndome en la espalda.

Idella Esteve
(12-07-08)

8 comentarios:

Rafael dijo...

Hace cuatro años que escribiste este poema y aquí está, ante los ojos lectores, dispuesto a ser analizado. Pero no seré yo el que lo haga. Prefiero leerlo simplemente, y luego pensar en un tiempo, que pudo ser y no fue.
Un abrazo y felicidades por este trabajo Isabel.

Maritza dijo...

Me tomo de lo que dice Rafael y también digo que no analizaré...y te diré un secreto a voces: no me gusta analizar el arte, me gusta sentirlo, y a partir de lo que siento expresarme , y expresarme aquí en tu casa es muy cómodo para mi, porque curiosamente siempre me he sentido interpretada (hasta comprendida)... :)


"No se explica una diosa
en un mundo de hombres.
Que yo nací mujer,
y llevo mis desdichas creciéndome en la espalda".

Eres admirable, Isabel querida.
Miles de abrazos para ti.

Toni Barnils dijo...

Lo complicado es esperar un reconocimiento un premio, no por la espera en si si no por el hecho de perder en el intento. Lo importante para mi es ser. El problema es que te permitan, o nos permitan, llegar a este punto personal. El poder simplemente ser y sentirte realizado.

mi beso

Jerónimo (J.Galán) dijo...

Para mí,que sí me gusta analizar,quien actúa por conseguir un premio o evitar un castigo,no actúa con sinceridad.De ahí a la hipocresía,solo hay un paso.Y, curiosamente, esta palabra (hipocresía),suele estar muy presente en todos los temas religiosos,y se repite demasiadas veces en el libro de los libros,la Biblia.

Saludos Idella.

Idella Esteve dijo...

Hola Rafael:
Sí, hace cuatro años pero creoo que sería lo mismo si lo escribiera ahora, soy bastante consecuente con mi forma de pensar, y puedo asegurarte que anque no creo en dioses ni en religiones pienso, recapacito bastante sobre ello, y sobre ello he leído bastante también, con lo que me reafirmo en lo que concierne a mí, como mujer.
Te agradezco, siempre, tu paso por mis letras y te envío un beso en la noche,
Isabel

Idella Esteve dijo...

Hola, Maritza:
Efectivamente, a ti no te hace falta analizar mis poemas, me has dado sobradas muestras de que empatizas bastante con lo que escribo. Creo que me comprendes, algo de almas gemelas debemos de tener :-) y, además, como mujer, sospecho que todavía más.

Un besazo y muchísimas gracias por tus palabras,

Isabel

Idella Esteve dijo...

Hola, Toni:

Creo que queda claro que yo no creo en premio o castigo después de la muerte, o después de la vida. Siempre he considerado que las cosas se desmuestran aquí y ahora. Intento ser consecuente conmigo misma y no espero nada, toda vez que no creo en un dios. Pero si existiera, que me demande lo que he hecho en vida, que no tengo nada que temer. Sentirme realizada... Eso es otra cuestión.

Gracias por tu visita.

Un beso.

Idella Esteve dijo...

Hola Jerónimo:

Solamente decirte que no puedo estar más de acuerdo contigo. Hipocresía es lo que sobra en este mundo y sería un buen tema de debate, como lo sería hablarte de todo ello desde mi perspectiva de mujer... pero no es lugar aquí, sería demasiado extenso.

Un beso, y agradecida por tu visita y tu comentario,

Isabel