lunes, 26 de marzo de 2012

Ya la luna no está lejos


Poeta, ya la luna no está lejos,
sólo a un tiro de piedra
su cara reflejada en una fuente.
Se ha quedado cercana
y no quiere ser musa.

Pues, cántale a las rocas
y a los fondos marinos
y al agua en la cascada
y al florido arco iris
que en ella se refleja iridiscente
y a las profundas simas
donde se alberga el magma
que un día ha de salir
del centro de la tierra.
Utiliza sus tonos,
haz versos de colores
de tinte impresionista.

Si te sientes valiente
atrévete a cantarle al sentimiento
de un corazón cerrado,
al alma, por cansancio entumecida,
y a los ojos con lágrimas,
y a los oídos sordos
del que todo lo tiene
y al que va por el mundo
con las manos vacías
y al que perdió la fe
no solamente en Dios...

todo aquello que parece cercano
y nos queda remoto.

Antes de que te quedes sin aliento
atrévete a contarles tus poemas
por si sirve de algo la palabra.

Idella Esteve
(26-03-12)

12 comentarios:

Maritza dijo...

Aunque últimamente las palabras de muchos han sido más negativas que lo contrario, y que las mismas destruyen ilusiones y sueños, yo siempre creeré en el poder de transmitir fe que las palabras llevan. Por supuesto depende del uso que le demos, pero su poder es enorme, lo sé...

Un verdadero poeta, siempre encuentra los motivos de inspiración,mi querida amiga, y derramará sus letras para llegar definitivamente al corazón y a la cabeza del lector, y allí se quedará...
Creo, muy convencida, que a ti nunca te faltarán letras que nos alcancen, que nos sumerjan en tus motivos, pasiones, dolores, colores...

Besos y abrazos,querida amiga.

Rafael dijo...

He leído atentamente tu poema y el título y he sacado este extracto:

"Ya la luna no está lejos"... y "...Antes de que te quedes sin aliento/atrévete a contarles tus poemas/por si sirve de algo la palabra..."

Luego he pensado en poner un comentario y solamente han venido a mi pensamiento otros versos de José Hierro.

"...Sin palabras, amigo; tenía que ser sin palabras como tú me entendieses..."

Un abrazo en la noche Isabel,
Rafael

SAUDADES DA VOLTA dijo...

Idella:
Que escrito tan hermoso, y la música que estoy escuchando mientras te leo, me hace pensar que la luna ya no está tan lejos.
Un abrazo,

Luis Carlos

CARNA dijo...

mujer transmitimos los sentires y penares en palabras que calan el alma ,casi hasta desnudarlas,y quien las lee se transporta por momentos a vivencias propias,es la magia de la palabra escrita,es un escrito muy lleno
la luna nunca estuvo lejos de tu pluma,parece que ha guiado bien tus sentimientos al papel
un beso

BATOOSAHI dijo...

Precioso poema,,, un placer el leerlo!!!

Saludos.

Idella Esteve dijo...

Pues verás, Maritza: El caso es que tengo muchos poemas dedicados a la luna, musa lejana aunque la veamos cerca. Me dio por pensar en tántas cosas como tenemos cerca, al lado mismo, y que, sin embargo, sentimos tan lejanas tan poco al alcance de nuestra palabra. Así se me ocurrió el poema ¡Ay, si pudiera llegar a todo eso que le digo al "poeta valiente" que cante!

Ojalá que tengas razón y nunca me falten las letras (y tú que me leas, lo cual es un honor para mí)

Un abrazo enorme, amiga mía.

Idella Esteve dijo...

Hola, querido amigo:

Con tu comentario personal o citando a José Hierro, querido Rafael, es siempre un honor para mí tu paso por mis letras.

Un beso en la tarde.

Isabel

Idella Esteve dijo...

Hola, Luis Carlos:

Me alegra mucho que te haya gustado tanto el poema como la música.

Gracias.

Un beso

Idella Esteve dijo...

Hola, Carna.

Tienes razón, la luna siempre ha estado muy presente en mis escritos, no en vano soy insomne y la mayoría de poemas los escribo viendo la luna desde mi ventana, me gusta mirarla con un cigarrillo en la mano.

Me alegra transmitirte mis sentimientos y que te lleguen.

Un beso

Idella Esteve dijo...

Gracias, Batoosahi por tus amables palabras, me alegra que te guste.

Un beso.

Daniel Eduardo Gómez dijo...

Sin palabras. me has dejado sin palabras. Uno lee muchos poemas buenos en el transcurso del día. Pero pocas veces uno que bucee profundo en busca de todo aquello que nos falta y tu lo has resumido en tan pocas palabras que te hago culpable de la incertidumbre y el desasosiego que me has dejado al leer. Y esa es la tarea del poeta conmover, mover o cuando menos dar a entender su propia mirada delas cosa de esta vida.

Pase a saludarte y agradecerte tu visitas y comentarios a mi blog

Tamally maak

Idella Esteve dijo...

Hola, Daniel:

Si te ha conmovido mi poema, me alegro mucho, es justa correspondencia con lo que me haces sentir a mí con tus relatos. El último de las alas en el cristal me dejó totalmente tocada.

Gracias, siempre, por tus visitas.

Un beso