jueves, 1 de marzo de 2012

A solas



Allá por el 2008


A SOLAS
(I)


Hay días en que me apodero de mí misma y no me dejo vencer por los otros, ni siquiera por el espejo. Me basto para hacerme daño y para curarme las heridas a lametones, para ofrecerme una mano y levantarme.


Hay días, muchos días, a solas conmigo.


*****
Intento lluvias una y otra vez en cada otoño. Pero no he podido hallar sutileza en los vendavales.


*****
Me enamoré del silencio y lo llevo encadenado a mi corazón, para que no se me escape por la boca y, calladamente, mutile mis palabras.




(II)


No te esfuerces en hacerme daño, también tengo momentos de introspección donde me enmaraño en espinas.


*****
En el silencio del insomnio mi corazón es una máquina de tren sin frenos.


*****
Y la noche y las nubes y el agua, y yo que me deshago.


*****
Dejadme que fume: el humo esconde mis propias brumas.


*****
Me miro en el espejo y tengo que recordar que aquello que no veo lo tuve alguna vez.


¿Por qué no se refleja el temperamento?


*****
Escribo mis silencios en una página en blanco y el resultado es que no se ve nada aun siendo el silencio negro. Incluso así escribo.




(III)


He visto el mar desde otra perspectiva, y en el cielo navegaban las gaviotas.


*****
La tarde se llenó de colores y le pasé un pincel con aceite de linaza. Irremediablemente yo.


*****
Cuando estés en la tumba no dejes que te invada la taquicardia. Piensa en algo bonito o recuerda un amor.


Idella Esteve
(26-12-08)

18 comentarios:

Rafael dijo...

Nuevamente leo, "te leo" y pienso. Podría decirte muchas cosas, pero esta noche no lo haré.
Desde un pueblecito perdido en la distancia, te dejo un abrazo, ("sin palabras"), en la noche Isabel.
Rafael

Pluma Roja dijo...

Filosóficas frases, me dejan un sabor especial. ¡Felicitaciones!

Saludos.

Carmela dijo...

Magistral!

" Me basto para hacerme daño y para curarme las heridas a lametones, para ofrecerme una mano y levantarme."

Muy bueno!!!
Un abrazo.

RAMON VALDIVIA PALMA dijo...

Buenos días Idella. Me ha gustado tu blog y en particular estos tres flashes de emoción y sentimiento.
Gracias por tu bello comentario que he encontrado en "Abierto hasta el amanecer" me das una gran alegría.
Seguimos leyéndonos aquí y en tuitter.
Un beso
Umbriel

GaMyr dijo...

Es bueno encontrarse con uno mismo, disfrutar del silencio.
Beso

MA dijo...

¡Caramba!, en mi primera visita, sólo se me ocurre decirte que, qué bonitas palabras.

Juan Pardo dijo...

Un blog cautivante que rezuma sensibilidad y mucha alma.Bellas,plásticas y profundas reflexiones.T sigo.T invito a seguir mi blog.saludos poéticos.

Idella Esteve dijo...

No te preocupes, Rafael. Valoro tu silencio tanto como tu presencia.

Otro abrazo para ti.

Idella Esteve dijo...

Espero que ese sabor sea agradable y, si lo es, que te dure.

Gracias por tu visita, Pluma Roja.

Un abrazo

Idella Esteve dijo...

Hola, Carmela:
Es que los "solos" nos bastamos para todo, menos mal que nos damos la mano a nosotros mismos para salir adelante.

Me alegra mucho que te haya gustado.

Un abrazo

Idella Esteve dijo...

Ramón, es que me lo inspiró a vuelapluma.

Me alegro de que te haya gustado mi blog. Nos seguimos leyendo.

Un beso

Idella Esteve dijo...

Hola GaMyr:

Yo disfruto mucho con el silencio, me encuentro a gusto conmigo, meditando. Sólo la música no disturba ese silencio.

Un beso

Idella Esteve dijo...

Hola MA.
Gracias por esta visita. Espero que no sea la última.

Un saludo

Idella Esteve dijo...

Hola Juan:

Me alegra que te hayan gustado esos chispazos míos de introspección.

Me pasaré por tu blog y te seguiré.

Un abrazo.

Manuel Vicente S.C. dijo...

bonitas reflexiones (como yo suelo llamar a esas frases q nos salen que dicen tantas cosas en pocas palabras?
saludosss

María dijo...

Escribir en una hoja en blanco, a solas, desde la compañía de una pluma...

Un beso.

Idella Esteve dijo...

Sí, Manuel Vicente, son reflexiones que salen en esos momentos de introspección, a solas.

Gracias por tu lectura.

Un saludo.

Idella Esteve dijo...

Sobre la hoja en blanco y con la compañía de la pluma es lo romántico,es ideal. Pero, a solas, no importa si lo haces sobre el blanco fulgurante de la pantalla del pc, o con un modesto lápiz en un pedacito de papel, o detrás de la portada del libro que estás leyendo. Escribir es bonito, muy bonito.

Gracias por tu compañía, María, un placer.

Un beso