sábado, 25 de febrero de 2012

Across the universe


nothin's gonna change my world
(John Lennon)

Llevo la ausencia vívida en los poros
de mi piel, transpirada de nostalgia.

Nada, nunca, podrá cambiar mi mundo,
universo profundo que he hecho mío
por convivir conmigo tanto tiempo,
forjado para mí en soledad
a fuerza de fracaso y decepciones
-y alguna que otra dicha y fantasías,
que no forman costumbre, por insólitas-,
un cosmos interior del que me nutro.

Melancólica soy, lo reconozco.
Soy fruto de mis años, de una época
en que podíamos soñar mañanas
por más que nos faltaran tantas cosas.

Los días me han llevado al desencanto,
en horas fui perdiendo la ilusión,
me refugio en minutos y en segundos
que sé que nunca han de ser primeros.

Y que nadie me venda la mentira
de que va a mejorar todo por nada.
No más promesas de felicidades
que viajan a través del universo
sin que nunca aterricen en nosotros.

Idella Esteve
(23-02-12)

14 comentarios:

Rafael dijo...

¿Qué decir de tus palabras Isabel...? Quizás comprensión, respeto y silencio.
Sigo disfrutando de la enorme facilidad con que te manejas en tus versos y por ello te felicito nuevamente.
Un abrazo y feliz fin de semana,
Rafael

Mercedes Vendramini dijo...

Excelente poema! Me quedo pegada a tus palabras ... y pienso: a veces el mundo cambia sin que nos demos cuenta.

Que sea así para vos. Y puedas abrir los ojos y ver otro mundo más sincero y feliz.

Cariños.

Pluma Roja dijo...

Lo único que podemos mejorar está dentro de nosotros, cambiar lentes y ver la vida de otro color. Espero que tu salud sea máxima, con tener una buena salud el resto viene por añadidura. Solo tú puedes venderte mentiras o realidades.

Me gusto mucho tu poema. Completito.

Saludos Idella.

josep dijo...

Hola Idella, que gran alegría ha sido tu visita a mi blog y que te quedes como amiga. Hoy vengo yo a visitarte y he quedado fascinado con las cosas tan hermosas que he encontrado en tu blog as´que también yo me quedo contigo.
Un beso.

Ian Welden dijo...

Nada va a cambiar, tienes absolutamente toda la razón, sin embargo nos aferramos a este in-creíble Universo con si fuera nuestra tabla de salvación.
Escribes muy bien y me ha encantado tu gusto musical.

Un abrazo desde copenhague hoy inundada por una incipiente primavera,

Ian.

Idella Esteve dijo...

Gracias, Rafael.
A veces el silencio dice tanto, tanto.

Un beso en la noche.

Idella Esteve dijo...

Ojalá que el mundo cambie para mejor, Mercedes.
¿Cuestión de varita mágica? porque no me gustaría que el cambio fuera a base de la vida de seres humanos, a fin de cuentas, leyendo la historia, todo sigue igual después de tantas penalidades.

Un beso y mi agradecimiento por tus palabras.

Idella Esteve dijo...

Pues quizás sea eso,Pluma Roja: que físicamente no estoy muy bien y por eso también me encuentro mal anímicamente.
Desgraciadamente las mentiras no me las vendo yo, hay quienes se empeñan. Y no niego que últimamente estoy demasiado pesimista.

Me alegra mucho que te guste mi poema. A ver si en adelante puedo estar más optimista.

Un beso

Idella Esteve dijo...

Hola Josep,
Dejo constancia de mi visita en los blogs que me gustan y de paso los enlazo para visitarlos con más detenimiento.

Gracias por quedarte conmigo, me alegra que te guste lo que has encontrado en mi humilde casa.

Un beso

Idella Esteve dijo...

Hola Ian:
Gracias por tu comentario. Me alegra que te guste mi modo de escribir, en cuanto a la música es una lástima que no pueda subir toda la que me gusta porque mucha de la que me gusta está vetada.

Un abrazo volando de España a Dinamarca. Disfruta de la primavera temprana en esos lares fríos.

Luis Nieto del Valle dijo...

¿Debemos resignarnos al desencanto a través de la pasividad y refugio interior?. Hay una famosa frase, creo que de Martin Luther King: "Los horrores del siglo XX no se debieron tanto a la acción de los malvados como al silencio de las buenas personas". Somos el resultado de lo que nos hemos conformado ser. Nunca es tarde para intentar otro modo de vida.
Un abrazo y besos

Idella Esteve dijo...

No, Luis, no creo que debamos resignarnos. Lo que ocurre es que con los años -y yo tengo bastantes- se pierde esa vehemencia de la juventud, entra un cansancio tremendo, por la edad y por la frustración que deja el hecho de que tantas veces hayas confiado y te hayan defraudado.
Me cansa y mucho el partidismo, me gustaría que se mirara el bien común, con coherencia y con respeto.
No es que me conforme pero no creo que pueda hacer nada más allá de decirlo en mis humildes poemas, que si llegan a alguien y hacen recapacitar, aunque es poco, me doy por satisfecha.

Muchas gracias por este comentario social, y tú, también recibe mi abrazo y mi beso.

Prudencio Hernández Jr dijo...

Hola..
Los cambios los vemos en los otros..nosotros parece que no cambiamos..pero el tiempo nos va dejando sus huellas..y nos afirma en nuestro conceptos si tuvimos una buena base.. y ahi radica que luchemos por el bien común...por el respeto de la ideas y hechos ajenos..sino son perjudiciales..pero si lo son tener el derecho de decirlo.
A las promesas ya somos inmunes..nunca llegan a buen puerto..(al nuestro) y se desvían por buen tiempo o porque se desató una tormenta..jaja
Gracias por tu vista..un abrazo desde el sur

Idella Esteve dijo...

Hola, Prudencio:

¿Sabes? siempre he dicho que soy (no que estoy) una "sola" y es cierto que me he ido construyendo un mundo interior a fuerza de leer historia y por mis propias experiencias, que a la edad que yo tengo creo que ya es irreversible, porque además ya no confío. Respeto las ideas, pero estoy, a estas alturas, harta de insensateces y de discursos incendiarios, que al fin y a la postre conducen siempre a lo mismo. Me gusta el pensamiento con calma y coherencia, para el que habla y para el que escucha (si es que escucha).
¡Uf! Perdona mi perorata, quizás fuera de lugar.

Muchas gracias por tu visita y tus palabras.

Un abrazo