miércoles, 29 de febrero de 2012

Tristeza


Bonjour tristesse
(Françoise Sagan)

Me he levantado temprano
a mirar por la ventana
para ver cuándo amanece
y oír cómo el sol me habla.


Pero el sol está callado,
no me dice una palabra.


Veo las calles vacías
bajo una luna apagada
y la luz de las farolas
no me iluminan el alba,
que son muy poquita cosa
para una esfera tan amplia.


Se adivina un día triste
de nubes y con escarcha
en el corazón que sufre
de mil y una añoranzas
y de sueños sin cumplir,
de tantas promesas falsas...


Y miro hacia un horizonte
que tampoco dice nada
pues no se aprecia a la vista
escondido tras las casas,
cual una premonición
de nuevas horas aciagas,
de una vida sin futuro
con las deudas por corbata,
que fuimos en vez de hormigas
imprevisoras cigarras,
derrochando en los balcones
con la pobreza en las salas,
a todos dando las culpas
de las cosas que nos pasan.


Triste se presenta todo
en el hoy y en el mañana.
Mas te doy los buenos días,
los buenos días, tristeza
que te instalas en mi alma.


Idella Esteve
(29-02-12)

20 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Una tristeza musicalmente dicha, Me gustó mucho Elda.

Siempre es un gusto pasar por tu espacio.

Saludos.

GaMyr dijo...

La tristeza, ay la tristeza ! Se instala con tanta facilidad ! Pero a riesgo de ser descortes es necesario echarla, porque si se instala despues es muy difícil desalojarla.
Beso

Ismael Pérez de Pedro dijo...

no corren buenos tiempos, no, pero hay que morder la bala. Un placer leerte, saludos

Rafael dijo...

Recuerdo esa novela de Françoise Sagan que leí hace muchos años y durante un tiempo fue mi preferida y referente en aquel paso de la infancia a la adolescencia.
Hermoso canto el de tus versos a esa "tristeza" que tantas veces, (demasiadas), nos acompaña a lo largo de nuestras vidas.
Un abrazo y feliz día Isabel.
Rafael

Mercedes Vendramini dijo...

Precioso poema!

FELICITACIONES!!

Federico L.M. de Luque dijo...

Hoy te descubro muchacha
en época de tristezas
que pena, que lástima...
triste una mujer tan bella!
de ternura ilimitada,
que derrama en poemas
y tiene por musa el alma
encendida cual estrella!
Que no caigan tus lágrimas
te desea este poeta
que te abraza con palabras
para darte fuerza...!

Un beso

Federico

Galeote dijo...

...que fuimos en vez de hormigas
imprevisoras cigarras.

¡Un excelente poema, todo cubierto de verdades y de realidades Idella!

Porque ya somos muchos los que por un motivo u otro, saludamos por la mañana a la tristeza; pero hay que seguir adelante amiga.

Te envío un abrazo, poeta.

Juan.

Rosa Cáceres dijo...

Versos rítmicos y salpicados de la melancolía eterna de los poetas...
Un placer leerlos.
Un saludo cordial

Amilcar Blanco dijo...

Es hermosísimo tu poema, muy auténtico, visceral, además musical, bien medido, bien rimado y, por supuesto, transmite esa tristeza y desesperanza que suele sentirse cuando nos sentimos un poco derrotados por la indiferencia y frialdad de un destino que parece excluirnos. Espero, sinceramente, que tus problemas se solucionen. Un beso

Idella Esteve dijo...

Hola, Pluma Roja. Un placer verte por aquí de nuevo y aunque me alegra que te guste esta "tristeza musical" a ver si la próxima vez que me visites están los tiempos para ofrecerte una "alegría musical".

Gracias por tu visita.

Un abrazo

Idella Esteve dijo...

¡Ay! Sí que se instala, sí. Pero yo creo que si cambian las cosas por poquito que sea podremos deshauciarla ¡a la calle!

Besos para ti, GaMyr

Idella Esteve dijo...

Verdaderamente no corren buenos tiempos, Ismael, y eso afecta en todo. Pero dices bien, no hay más remedio que seguir adelante.

El placer es mío por tu visita.

Un abrazo.

Idella Esteve dijo...

Estaba la novela, que fue un bombazo por entonces, y estuvo también la peli por David Niven y Deborah Kerr, si no recuerdo mal.

Qué lástima que nos tengamos que inspirar en la tristeza ¿verdad? En fin.

Un beso en la madrugada, amigo Rafael.

Idella Esteve dijo...

Muchas gracias, Mercedes. Me alegra que te haya gustado.

Un beso

Idella Esteve dijo...

Te doy las gracias, chiquillo,
por tu fuerza y tus palabras,
por venir a visitarme
y por alegrarme el alma.
Cuando tus letras leía
recordaba la esperanza
que a veces pongo en los versos
siendo desesperanzada.

Ven a leer cuando quieras:
te dejo abierta mi casa.


Gracias popr tu bello poema, Federico.

Un beso

Idella Esteve dijo...

¡Ay! Juan, si no fueran verdades y realidades, no estaría yo tan triste por mí, por mi familia, por el mundo. Quisiera que esto no durara y poder sentir la alegría de ver alegres a los demás.
Seguiremos adelante ¡qué remedio!

Te tomo tu abrazo y te mando otro a cambio.

Idella Esteve dijo...

Hola, Rosa:
Sí, esa melancolía eterna, que parece que inspira más ¿verdad?

El placer es mío por tu visita.

Un abrazo

Idella Esteve dijo...

Hola, Amílcar:

En primer lugar quiero darte las gracias por tu visita y comentario.

Me alegra mucho que te haya gustado el poema. Pero el problema no es mío personal, es la situación en la que estamos viviendo, la falta de seguridad, de medios, la tristeza de mis semejantes me afectan. Entonces mis problemas se solucionarán cuando se solucione todo eso y pueda ver a las gentes felices.


Un beso

pepi B (Fina Barga) dijo...

Gracias Idella por pasar por mi blog y dejar tu huella en él.Ahora me toca corresponderte con agrado.Me ha gustado descubrirte y leerte aunque ya iré pasando y leyéndote despacio.Un abrazo.

Idella Esteve dijo...

Gracias a ti, Pepi. Aquí tienes tu casa.

Un abrazo