lunes, 20 de febrero de 2012

La reina del jardín


Que me plantaron reina del jardín
y fui rosa feliz que florecía.
Así desarrollé día tras día
un colorido sano de carmín.

Y vine a enamorarme de un capullo
con pretensión de alegre caballero.
Nos mudamos los dos a un macetero
al que cuidamos con primor y orgullo.

Mas un capullo nunca desarrolla
si a mitad de su vida ve la helada.
Y se heló. Y mi vida fue truncada
pues se fue mi ilusión con su farfolla.

Ya perdí mi color y estoy marchita,
pasó mi temporada y hoy es tarde,
no me encuentro capaz de algún alarde.
Ni aunque el rocío sea agua bendita.

Idella Esteve
(14-1-07)

6 comentarios:

Rafael dijo...

Nuevamente la rosa, "tu rosa", en estos dieciocho versos que dicen tanto...
Un abrazo en la noche,
Rafael

Idella Esteve dijo...

Jajaja, "mi rosa" ¿Quién será "el capullo".

Bueno, ya te dije en una ocasión que no siempre soy tan fatalista, también puedo ser humorista, irónica e incluso sarcástica.

Un beso en la tarde.

REBECCA dijo...

Bellísimos versos, felicitaciones y gracias por compartirlos...

Un abrazo.

Idella Esteve dijo...

Muchas gracias a ti, Rebecca.

Me alegra que te gusten.

Un abrazo

Mari Carmen Polo dijo...

Qué preciosidad de poema, Idella. Es un placer haber llegado hasta aquí y poder leerte.

Gracias por tu visita. Yo vendré a menudo para hacerte compañía.

Un abrazo

Idella Esteve dijo...

Hola, Mari Carmen.

Muchas gracias por tu visita, me alegra.También me alegra qe te guste el poema.
Nos leemos.

U abrazo