miércoles, 1 de febrero de 2012

Poeta de las cosas humanas


Me dijiste "poeta de las cosas humanas",
que escribía los mundos con el verbo sencillo
evitando expresiones y sentencias arcanas,
mi voz: a veces flechas y a veces cerbatanas
y en otras solamente la fuerza del nudillo.

Me indujiste a pensar que valía la pena,
que no me preocupara mi falta de metáforas,
que era justo el decir, mi palabra era buena.
Y por hacerte caso saqué de mi alacena,
para paliar la ausencia, los símiles y anáforas.

Y siempre te recuerdo cuando a mi pensamiento
viene el buscar la imagen en todo cuanto escribo
y encuentro la despensa sin abastecimiento.
Me amparo en el consejo que alimentó mi aliento
para no cercenar mi espíritu creativo.

Idella Esteve




6 comentarios:

Rafael dijo...

Perfecta elaboración en versos alejandrinos, pero aparte de ello es importante el trasfondo que subyace en el poema y te felicito sinceramente por haber conseguido tu objetivo de llegar en pocos versos a transmitir esas "cosas humanas" en tu poesía.
Un abrazo en la noche,
Rafael

Idella Esteve dijo...

Un beso para ti, Rafael, de una poeta sencilla.

Miguel Angel (Ancalpe/Rainforte) dijo...

Precioso, me gusta porque eres capaz de hacer algo bello y al tiempo profundo sin artificios extraños, con la garantía que da lo sencillo. Es en esta sencillez donde radica la belleza de lo que escribes y el cómo nos llega a los que te leemos. Repito, precioso.

Gracias. Un beso.

ADELFA MARTIN dijo...

¡como me identifico con este poema! si hay algo que me molesta es esa forma enrevesada de escribir, que va de metàfora en metàfora, donde el lector tiene que romperse la cabeza para tratar-pues es solo un "tratar"de entender que quiso decir el poeta....y es divertido ver como cada comentario trata de parecer "inteligente" traduciendo lo que de seguro ni entendiò...igualito que el "culto ritico" ante un lienzo lleno de rayas de colores, que seguramente el pinto realizò en minutos...

mis abrazos

Idella Esteve dijo...

¿Sabes, Miguel Ángel? a veces me cuestionaba si realmente era poeta porque mis poemas me salían así de manera tan sencilla que no havía recovecos para que el lector se tomara la molestia de interpretar mis palabras ¡cuántas veces intentaba metáforas que acababa desechando!
Hubo esa persona que me dio ánimos para continuar llamándome de esa manera que es el título del poema -que mi agradecimiento le llegue dondequiera que esté- y este día 1 de Febrero, acordándome que él nos dejó en febrero, se me ocurrió el poema como homenaje. Me alegra que te haya gustado.

Desde mi corazón, un beso.

Idella Esteve dijo...

Hola, Adelfa, me alegra mucho que te hayas pasado por mis letras.
Efectivamente hay poemas indigeribles de tanta sucesión de metáforas donde, como tú dices, solo se prestan a que ciertos lectores -como ciertos críticos de artes o ciertos profesores de literatura y comentario de textos- hagan las más bizarras interpretaciones.
De todos modos sí que tengo que decir que las intenté y que tal es mi forma de decir que en un intento de alegoría del sentimiento de desamor en una mujer escribí el poema "El espectro de la rosa" (puedes encontrarlo en este mismo blog)en donde se interpretó que yo solamente escribía un cuento. Eso demuestra también que las "etiquetas" hacen su efecto y una vez que te han etiquetado es muy difícil que miren tu obra con otros ojos.

Gracias por tu visita y comentario.
Un beso