sábado, 11 de febrero de 2012

De veras me afecta


Parece que sueño,
que busco quimeras,
que paso mi vida
en un duermevela
obviando el fracaso,
olvidando guerras,
envolviendo en mieles
palabras de abejas,
cerrando los ojos
a escenas tremendas;
que sólo a mi olfato
le entra la azucena.

Pero soy insomne,
siempre estoy alerta
y lo que aquí pasa
de veras me afecta:
me afecta la prisa,
me afecta la espera,
tanto el desarraigo
como las afrentas,
como la mentira,
como las prebendas,
como la bobada,
como la agudeza,
como los simpáticos
o los aguafiestas.

En cuarto creciente
llevo mis ojeras
y sigo viviendo
de una muerte lenta.

Idella Esteve
(09-09-08)

4 comentarios:

Ancalpe dijo...

Me encanta la última estrofa, se acerca tanto a mi realidad... Nuestra vida a veces parece serena, tranquila, como si nada le afectara, pero claro, eso es sólo la superficie, por dentro nuestros sentimientos están en ebullición continúa, y sólo algunos seres cercanos son capaces de reconocernos en ellos.

Un abrazo y un beso muy fuerte.

Rafael dijo...

Poesía viva Isabel. Gracias por mostrarla.
Un abrazo y feliz domingo.
Rafael

Idella Esteve dijo...

Ancalpe, es que es cierto que no vamos a ir por la calle con cara de vinagre, con nuestro fatalismo a cuestas y amargando a los demás, y mostramos serenidad, pero en cuanto ahondan un poco en nosotros dejamos salir todas esas cosas que nos afectan, el asco, el descreimiento y la impotencia que nos va matando poco a poco, día a día, engaño tras engaño. Dices bien: son los seres cercanos los que te lo oyen decir y los que comprenden cómo te sientes realmente.

Un besazo.

Idella Esteve dijo...

Gracias a ti por leerla y encontrarla viva, aunque quien la escriba va de muerte lenta ;) como digo en los dos últimos versos.

Gracias, Rafael.
Un beso.