martes, 28 de febrero de 2012

A fuego lento


Sazonando tu vida con la mía
te voy idolatrando a fuego lento.
Extrayendo del alma
tus vísceras acerbas,
te relleno de cálidos sentidos.

Y te estoy enamorando con calor
que, juntos, hervirá
al tedio, la rutina y el fracaso
hasta que se consuman,
dejando un jugo dulce y amoroso.

A fuego lento, al fin,
muy lentamente,
he de lograr un grado de ternura
que te tenga dispuesto
para dorarte, amor,
para a-dorarte

Idella Esteve
(9-1-05)

6 comentarios:

Miluna dijo...

Hola Idella, muchas gracias por seguir mi blog vi tu enlace y aqui estoy,,tienes un Blog precioso esta poesía es un guiso de amor que te ha quedado preciosa..
te enlazo y ya tienes una seguidora mas..

Besos y Sonrisas...

Rafael dijo...

"...para dorarte, amor, para a-dorarte..."
Hermoso poema, como siempre.
Un beso querida amiga,
Rafael

GaMyr dijo...

El amor se alimenta diariamente y se disfruta asi, de a sorbitos.
Un beso :)

Idella Esteve dijo...

Hola, Miluna.
Gracias a ti por venir hasta aquí. Me alegra que te guste mi blog.
Hacer un guiso de amor de vez en cuando no está nada mal ¿verdad?, aunque al final... no nos lo podamos comer, jajaja.

Besos

Idella Esteve dijo...

¿Qué podemos hacer sino a-dorar el "guiso" después de que ya está "dorado", pasadito por el grill?

¡Ay, amigo! creo que de vez en cuando se me va la pinza.
Intento alternar poemas intercalando alguno menos triste, de los antiguos, que dada la situación no me sale nada optimista en este momento.

A ver si encuentro alguno dedicado a mi nieta y lo posteo también.

Un beso en la madrugada.

Idella Esteve dijo...

Jajaja, se dice que al amor se le gana por el estómago.

Yo, yendo más lejos, intento comerme al amante, sazonadito y doradito (a-doradito) al horno.

Gracias por tu visita, GaMyr.

Un beso