martes, 7 de febrero de 2012

Crecí

crecí ... y se apagaron las luciérnagas

y voy cortando a gritos las ganas de morirme
porque perdí mis hadas
y nunca fui princesa cuidando cervatillos
ni hubo príncipe azul ni hubo blanco corcel
ni siquiera hubo bruja

y tengo miedo al agua de grandes extensiones
o que mana hacia abajo
en verticalidad
y me impide el respiro

en mi mente unas notas de Mussorgsky
acrecientan mi angustia

y me he vuelto animal

soy una gata arisca
y hasta en el corazón me nacen uñas

Idella Esteve
(12-07-09)

6 comentarios:

Laura Caro dijo...

Me encanta todo, pero sobre todo, el final.
Gracias por seguirme y llevarme así a descubrirte.
Un saludo.

Rafael dijo...

Versos de hace un tiempo, pero que hablan por sí solos. Me quedo con unos versos y saboreo la totalidad del poema: "...y voy cortando a gritos las ganas de morirme/porque perdí mis hadas..."
Un abrazo en la noche,
Rafael

Inés dijo...

Hola Bellos y profundos poemas. Un saludo

Idella Esteve dijo...

Gracias a ti por venir a visitarme.
A tí llegué yendo de unos a otros blogs que sigo. Te vi, entré en tu blog y me gustó mucho lo que allí encontré.

Mi enhorabuena por tus versos.

Un beso

Idella Esteve dijo...

Ay, Rafael, qué pena cuando se te apagan las luciérnagas y te das cuenta de que la vida real no es un cuento(aunque siga habiendo muchos cuentistas).

Pero, bueno, todo se sobrelleva.

Un beso.

Idella Esteve dijo...

Inés (¿Paquita?), muchas gracias por tu paso.

Espero verte este verano, si puede ser.

Un beso enorme.