sábado, 11 de febrero de 2012

A la rosa


Quién no te canta a ti, la linda rosa,
símbolo del amor y la belleza,
rojo de la pasión, blanca pureza,
tantas veces altiva y desdeñosa.

Esgrimiendo el puñal de tus espinas
hieres a quien te corta, y es ignorancia
considerar gratuita tu fragancia:
te cobras las labores celestinas.

Has llegado a creerte Majestad,
te lo han hecho pensar tantas historias
escritas sin pudor, adulatorias,
que te privan de ver la realidad:

Si del jardín te sientes reina pura,
no olvides que te abona la basura.

Idella Esteve
(20-08-08)

4 comentarios:

Rafael dijo...

Lindo soneto a la rosa.
Un abrazo y feliz domingo,
Rafael

Jorge del Nozal dijo...

Hola Idella.
Me ha encantado,
Y el final es ¡Magistral!
Un abrazo.

Idella Esteve dijo...

Me alegro de que te guste, Rafael.

Gracias por leerme.

Un besazo

Idella Esteve dijo...

Hola Jorge:

Me alegra que te haya gustado.

Hay quienes, como a la rosa, habría que recordarles que a pesar de su orgullo y prepotencia les sustenta la basura, pero claro, las adulaciones no les dejan ver la realidad. El poema podría ser una alegoría ;)

Un beso.